El gobierno de Mauricio Macri tomó partido por el Grupo Clarín en detrimento de Telefónica. Resulta que Cambiemos autorizará al multimedios de Ernestina Herrera de Noble a prestar telefonía celular de 4G a través de Nextel. Esta actitud generó enojo en los españoles, que sostienen que debería haber licitado las frecuencias.

El titular del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Miguel de Godoy, se reunirá antes de fin de año con el resto del directorio para ultimar detalles del decreto que beneficia a Clarín. Según consigna el diario Perfil, las autoridades de Telefónica manejan como hipótesis principal que si el decreto sale tal como llegó a sus manos, presentarán una demanda ante el tribunal internacional del Ciadi.

El argumento que sostiene esta decisión del gobierno de Macri es el que repite Clarín: que a las telefónicas el pliego les prohibía dar servicios móviles, pero en los 90 el Estado les cedió en forma gratuita la banda de 850 Mhz y así se tranformaron en operadoras de celulares y que la licitación kirchnerista del 4G buscó dejar afuera a nuevos operadores.


Las telefónicas sostienen que Nextel se quedará con las licencias a un precio menor de mercado y que luego podría venderlas a uno superior. Durante el kirchnerismo, las telefónicas pagaron unos 1.500 millones de dólares para operar 4G. Clarín se abstuvo y luego compró empresas con frecuencias a través de Nextel.

Si esto prospera, Clarín sumará más poder y avanzará en el sector de telefonía donde no sólo es dueño de Nextel sino también de una parte de Telecom con el magnate mexicano David Martínez.

En esta nota