Macri llega a Lima, donde se realizará una nueva cumbre de las Américas. El encuentro de los presidentes del continente tendrá varias ausencias notables, desde el propio Donald Trump hasta el venezolano Nicolás Maduro, que no fue invitado por su par peruano, que luego renunció por acusaciones de corrupción.

Precisamente, el tema de la corrupción estará presente en la reunión, con los coletazos del Lava Jato en la región y un año después de que la constructora Odebrecht confesara haber gastado más de 3 mil millones de dólares en sobornos para adjudicarse obras en varios países de la región, entre ellos la Argentina.

Por este motivo es que el ahora ex anfitrión de la Cumbre, Pedro Kuczynski, renunció tras sospechas de haber estado vinculado a negocios indebidos. Al encuentro asistirá el brasileño Michel Temer, en medio de la crisis que significó la detención de Lula y también un año después de que fuera filmado arreglando el pago de sobornos a testigos en una causa en su contra aunque eso, curiosamente, no le costó el cargo.

En el marco de su participación en la Cumbre de las Américas, en la ciudad peruana de Lima, el presidente Mauricio Macri se reunirá el próximo sábado con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, a quién le pedirá que la Casa Blanca exima de manera permanente al acero y aluminio argentinos de gravámenes, así como también buscará que se autorice la entrada de otros productos.

Asimismo, Macri volverá a la carga para intentar que Estados Unidos abra la importación de productos argentinos como el biodiesel, la carne vacuna y ovina patagónica y los cítricos dulces.

El de este sábado será el segundo encuentro entre el Presidente y el número dos de la Casa Blanca, ya que se habían reunido el pasado 15 de agosto en la Quinta de Olivos en el marco de la gira de Pence por Latinoamérica.