El presidente Mauricio Macri admitió que el gobierno tiene problemas para controlar la suba de precios, pero solo aceptó como autocrítica el haber sido "demasiado optimista".

“La inflación se combate no gastando más de lo que uno tiene. Eso nos ha costado muchísimo, la Argentina arrastra este problema hace décadas. Nos ha costado más de lo que imaginé. En esto tal vez fui demasiado optimista”, admitió en una entrevista que le concedió a FM 100.1, radio de la Costa.

Macri dijo también que el cierre de 2018 “fue muy traumático” y sostuvo que “falta mucho, hay cosas que seguir resolviendo para que la economía se vuelva a poner en marcha”.

"Con alta inflación es imposible que esas cosas se logren, por algo más del 90% de los países del mundo no tienen, tenemos que lograrlo, no hay excusa, por primera vez tenemos equilibrio primario en el presupuesto, pero hay que cumplirlo, seguir y cuidar el mango para lograrlo", cerró el jefe de Estado.