Una familia fue invitada a almorzar a la Casa Rosada junto a Mauricio Macri, y le confesaron que la inflación los está "matando", por lo que tuvieron que dejar de pagar el celular.

Macri se encontró con un reclamo inesperado: el de la inflación. Almorzó con una familia que no dudó en consultarle "¿qué hacemos con la inflación?", a lo que el mandatario arriesgó que "a partir de ahora va a empezar a bajar".

Sin embargo, la mujer invitada insistió porque "me está matando la inflación", y Macri debió reconocer que "la inflación destruye al trabajador". Por eso, la mujer agregó los ajustes que tuvieron que hacer en su familia por que en su familia. "Empezamos a sacar cosas porque no llegamos: tuvimos que salir de la prepaga, del abono del celular", reconoció.

Embed

En esta nota