En el marco de la cumbre del G20, el presidente Mauricio Macri se reunió el sábado con su par ruso, Vladimir Putin, en el Salón Blanco de la Casa Rosada. Nuevamente, el mandatario argentino intentó hacer un chiste para hacer reír a su acompañante, pero no lo logró.

Macri bromeó sobre la altura del canciller argentino, Jorge Faurie, cuando éste y su par ruso, Sergei Lavrov se pararon para intercambiar carpetas con los documentos del plan de consultas políticas entre ambos países.

El mandatario argentino hizo un gesto con sus manos para hacer mención a la diferencia de altura entre Faurie y el ruso, pero Putin lo miró, abrió sus manos y no se rió, ni emitió sonrisa alguna.

Embed

No es la primera vez que Macri se hace el jocoso con Putin. En su última reunión en Rusia, bromeó que si la Argentina llegaba a la Final, volvería a aquél país, pero el mandatario ruso sólo esbozó una mueca.

LEER MÁS: El mal momento de Macri en medio de una conferencia del G20