Después de que el INDEC difundiera el índice de pobreza, con un aumento respecto al segundo semestre del año pasado, Mauricio Macri brindó un mensaje a los argentinos y aseguró que "tenemos meses difíciles por delante" y adelantó que el próximo indicador profundizará la tendencia negativa.

Según datos oficiales, la pobreza fue del 27,3% en el primer semestre de 2018 y aumentó 1,6% respecto a la última medición. Mientras tanto, la indigencia fue del 4,9%. Minutos después de difundir esta información, el Presidente brindó un mensaje desde la Casa Rosada donde afirmó que "no es una noticia fácil" pero advirtió que "no creemos que el país pueda progresar escondiendo los datos" porque la pobreza "no desaparece porque se deje de medirla".

Macri aseguró que "cuando llegamos al Gobierno, encontramos una pobreza del 32.2%", índice que "reflejaba una realidad maquillada, atada con alambres" pero "decidimos hacernos cargo de nuestro presente para construir un futuro diferente" para que"nosotros y nuestros hijos podamos tener una vida mejor".

Sin embargo, advirtió que "tenemos meses difíciles por delante" pero reafirmó la meta de reducción de la pobreza aunque "las cosas van a tardar más, los resultados que iban a llegar antes ahora van a demorar". En esa línea, adelantó que la próxima medición de pobreza también será negativa.

Pese al oscuro panorama, el mandatario aseguró que "no vamos a dejarle ganar a la pobreza y menos dejar de trabajar para reducirla porque tengamos retrocesos".