La crisis del mercado interno golpea a la industria argentina a pesar de que el discurso del Gobierno nacional asegure que existe un crecimiento como en el sector automotriz. Ahora, la planta de Renault Argentina en Santa Isabel anunció que implementará un régimen de suspensiones laborales durante agosto para todos sus trabajadores.

La paralización se concretará en ocho días del mes, en principio viernes y lunes (aunque puede haber alguna variación), con lo cual en agosto trabajará sólo 14 días. Los 1.800 operarios cobrarán solamente 75 por ciento del salario correspondiente a ese día de suspensión.

El anuncio de la empresa tiene lugar luego de la visita del presidente Mauricio Macri que tuvo lugar el lunes pasado junto al gobernador Juan Schiaretti y a la máxima plana de la empresa nipona para inaugurar la línea de fabricación de pick-up, informó el diario La Voz del Interior.

Desde la automotriz aclararon que “por ahora” frenarán la producción para evitar que se acumule stock de vehículos por la fuerte caída en el nivel de los patentamientos.

La Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara) informó ayer que durante el mes pasado se patentaron en todo el país 66.748 unidades, lo que reflejó una caída de 17,4 por ciento interanual. En los primeros siete meses, se patentaron en el país 433.705 unidades, 10% más que en el mismo período del año pasado.

Pero en los últimos meses, la tendencia del mercado interno se deterioró. Enero había arrancado con una suba que superó el 26 por ciento interanual y siguió con números positivos hasta mayo, con una mejora de 7,1 por ciento. Sin embargo, junio ya había entrado en terreno negativo, con una baja de 17,5 por ciento interanual.

En esta nota