Ante la Asamblea General de Naciones Unidas, y en medio de nuevas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, el presidente Mauricio Macri ratificó su "compromiso con una Argentina integrada al mundo", condenó al terrorismo internacional y reafirmó los "derechos de Argentina sobre las islas Malvinas".

Frente a la mirada atenta de Nicolás Dujovne, que lo acompañó a Estados Unidos, Macri ratificó "nuestro compromiso con una Argentina protagonista e integrada al mundo" pero reconoció que el "país está transitando un período de cambios profundos y decidimos atravesarlo con humildad, con la convicción de hacer los esfuerzos correctos".

En medio de un contexto de crisis, el Presidente reconoció los "esfuerzos" de los ciudadanos, le agradeció "a cada argentino por eso" y argumentó que "estamos cambiando sin tomar atajos y sin comprometer al futuro", "construyendo consensos para un desarrollo equitativo y sostenible".

Respecto a la política internacional, Macri resaltó que "desde que asumí como Presidente, apostamos por la inserción inteligente al mundo". En ese sentido, sostuvo que América Latina es "una zona de paz, con poblaciones jóvenes, llenas de talento y vitalidad, con importantes recursos y reservas naturales. Estamos trabajando para integrarnos más entre nosotros y al mundo", en referencia al acuerdo Mercosur-Alianza del Pacífico.

Sin embargo, denunció la "crisis humanitaria" en Venezuela y aseguró que llevará a la "Corte Penal Internacional los delitos de lesa humanidad" en el país chavista.

En esa línea, también denunció el "crimen organizado" a nivel internacional y condenó "el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, lo sufrimos de forma directa con dos gravísimos atentados en 1992 y 1994", en referencia a la Embajada de Israel y la AMIA.

Por eso, remarcó que "nuestro país no cesará en su objetivo que es lograr que se presenten ante tribunales argentinos" y "sean eventualmente condenados", por lo que le pidió "a la República Islámica de Irán que coopere con las Justicia argentina" en la investigación del "ataque terrorista más brutal" de nuestra historia.

Dentro de la agenda de política internacional, reafirmó "los legítimos e imprescriptibles derechos de Argentina sobre las Malvinas, Islas Georgias del Sur y Sándwich del Sur"y destacó "el compromiso de mi gobierno con esta nueva fase de relación con el Reino Unido, basada en la confianza mutua, diálogo amplio y positivo".

Finalmente, destacó que la próxima la cumbre del G20 se realizará en la Argentina a fines de noviembre, para "demostrar, una vez más, su vigencia y relevancia".