En Argentina, la tasa de sindicalización se elevó desde la salida de la crisis de 2001. Según el libro “Sindicalización en la Argentina: análisis desde la perspectiva de los determinantes de la afiliación individual”, elaborado por Adriana Marshall y Fernando Groisman, en el período 1990-2001 la proporción de sindicalizados sobre el total de asalariados en el GBA cayó un 14 por ciento.

A propósito del #21F y los ataques al movimiento sindical, en su columna diaria para El Destape, Víctor Hugo argumentó que el actual Gobierno embate fuertemente contra los sindicatos porque, de esta forma, busca socavar el poder adquisitivo y los derechos de los trabajadores.

Y puso el ejemplo de EEUU, que muestra que cuando cae la tasa de sindicalización, empeora la distribución del ingreso y se achica la clase media. Era en 1955 de 33% y descendió hasta el 11% actual.

Embed