Luego de un emotivo día donde recordó a su esposa fallecida y recibió el cariño del pueblo brasileño, el ex presidente Luis Inacio Lula Da Silva decidió entregarse a Justicia y abandonó el sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo.

Embed

Lula había intentado salir del edificio pocas horas antes en un vehículo, pero los militantes y ciudadanos que participaban de la vigilia no le permitieron abandonar el lugar. Tras algunas conversaciones con el pueblo, el ex mandatario se dirige hacia el aeropuerto para presentarse en Curitiba ante el juez federal Sergio Moro.

En esta nota