El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva volvió a recibir un golpe de parte de la Justicia brasileña. La Corte Suprema rechazó un pedido de su defensa y, por lo tanto, deberá continuar detenido.

Los abogados del es presidente habían reclamado la suspensión de la condena y pedido la libertad condicional, pero el Máximo Tribunal archivó el recurso pocos días antes de la audiencia, que estaba programada para el próximo martes.

La Corte decidió su archivamiento luego de que el Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región, la corte de segunda instancia que condenó a Lula, rechazara la petición que había hecho la defensa para que el caso pudiese ser examinado por el Supremo ante su posible inconstitucionalidad.

De esta forma se complican las chances de que el ex mandatario pueda realizar su campaña a presidente en libertad. Por eso, el recurso rechazado tenía el carácter de urgente.

En esta nota