El Gobierno le pidió un préstamo al banco HSBC por U$S 1.000 millones. La operación, a cargo del ministro de Finanzas, Luis Caputo, aún no está cerrada, pero sí muy cerca de concretarse.

Están avanzadas las conversaciones con el HSBC para que aporte una buena parte del Repo, consideró La Nación. Esta es una línea de crédito de corto plazo otorgada contra la garantía de bonos públicos.

Caputo le indicó al matutino que busca integrar un Repo de U$S 2.000 millones a dos años. Además, negocia un crédito tradicional y tendrá reuniones con los presidentes de varios bancos internacionales en la semana próxima.

La operación es similar a la que se organizó en 2016, cuyos fondos ingresaron el año pasado, por el aporte de los bancos Nomura, Bilbao Vizcaya, Francés, HSBC y Citibank. En total, fueron U$S 6.000 millones.

En este caso, serán entre U$S 2.000 y U$S 3.000 millones, de los cuales HSBC aportará entre la mitad y dos terceras partes.

Un banco en la mira de la Justicia

Hace unas semanas, según publicó Página 12, se supo que HSBC deberá afrontar un gasto por 1500 millones de dólares a raíz de las investigaciones contra el banco por facilitar maniobras de evasión, fraude fiscal, lavado y fuga de capitales a través de su sucursal suiza.

Estados Unidos, Bélgica, India, España y Argentina son algunos de los países donde el banco contempla multas y sanciones por el escándalo global conocido como Swissleaks. Las 4040 cuentas bancarias con más de 3000 millones de dólares controladas por empresas e individuos argentinos presentes en la megafiltración fueron denunciadas por la AFIP en noviembre de 2014.

LEER MÁS: Luis Caputo rompió el silencio en medio del escándalo por la offshore

En esta nota