La experta en cáncer echada del Hospital Alejandro Posadas, Karina Almirón, se defendió de las críticas de los trolls del Gobierno que la acusaron de no tener conocimientos sobre esa enfermedad y brindar un falso testimonio ante los medios.

LEÉ MÁS: Trabajó 15 años en el Posadas, es experta en cáncer y el Gobierno la echó

En un mensaje enviado a El Destape, Almirón, que es técnica de inmunohistoquímica, salió al cruce de los falsos usuarios de redes sociales que sostiene el Gobierno para atacar a quienes lo critican y habló sobre su trabajo en el centro de salud.

Su labor dentro del Posadas consistía en llevar adelante una serie de estudios para determinar cuáles son las células que originan los tumores y sirven de base a futuros tratamientos que determina el médico a cargo.

Desde las redes sociales apuntaron contra la profesional de la salud por ser psicóloga social y realizar reiki. Al respecto, la especialista señaló: "Siendo ya técnica y al enfermarme de cáncer, elegí abrazarme a la vida de todas las maneras posibles, es así que al tiempo que empecé mi quimioterapia, entré a estudiar psicología social y años después cuando necesité bajar mis niveles de estrés estudié Reiki, que es una terapia complementaria y está aprobada por OMS".

Embed
Embed
Embed

"Mi trabajo en el hospital Posadas es de técnica de inmunohistoquímica", aclaró la mujer al tiempo que remarcó que "es evidente que cuando los 122 trabajadores despedidos del Hospital Posadas logramos vencer el cerco mediático y recibimos el apoyo de todo el país y el extranjero, el Estado se vio obligado a poner a trabajar a sus trolls para deslegitimar y tapar nuestro reclamo".

El mensaje de Almirón termina con una contundente consigna contra los despidos en el Estado: "Reincorporación de los 122 trabajadores despedidos del Hospital Posadas".

La técnica de inmunohistoquímica cumplía hasta su despido una función fundamental en el Posadas, ya que era la encargada de llevar adelante la evaluación que permite diagnosticar el tipo de tratamiento que deben recibir los pacientes oncológicos.