La Federación de Trabajadores de la Energía, Industria, Servicios y Afines (FeTIA) advirtió que la compensación de $ 10 mil millones a las distribuidoras, que el Ejecutivo decretó cobrar en cuotas, “tiene un impacto no sólo en el presupuesto familiar sino también en los comercios, las empresas y las industrias”.

Desde FeTIA cuestionaron el aumento retroactivo en las tarifas de gas por considerar que volverá “insostenible” el desarrollo del modelo productivo y de calidad, y que también conducirá al cierre de plantas y comercios.

El secretario general del sindicato, Pedro Wasiejko manifestó a través de un comunicado que “los empresarios y productores deben reaccionar porque esto va a llevar a que se cierren plantas y comercios”, y agregó que el nivel de costos “hacen insostenible el manejo de cualquier actividad económica”.

En ese sentido, Wasiejko fue terminante al remarcar que "además del aumento de los costos fijos y la marcada reducción de la actividad, el deterioro del poder adquisitivo de los trabajadores lleva a una caída de ventas que se traduce en suspensiones y despidos. Si a esto se suma la política del Banco Central de incremento de la tasa de referencia al 74%, el modelo productivo hoy en el país es insostenible”.

LEER MÁS: Argentina sigue subiendo y escaló al quinto puesto en el ranking de inflación mundial

En esta nota