El juez federal Julián Ercolini elevó a juicio oral y público a la expresidenta Cristina Kirchner, así como a sus hijos Florencia y Máximo por lavado de dinero en la causa conocida como Los Sauces, por el alquiler de complejos habitacionales a los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López.

La medida incluye a los empresarios, a los hijos de Báez, al contador de los Kirchner, Víctor Manzanres; a Fabián De Sousa y a Romina de los Ángeles Mercado, sobrina de Cristina Kirchner, entre otros.

Así, la ex presidenta debería enfrentar al menos tres juicios orales durante 2019: primero, por la causa conocida como "dólar futuro", por la venta de ese instrumento financiero para frenar la escalada de la divisa a fines de 2015. Esto se inició a partir de una denuncia de dos legisladores del hoy oficialismo, que también lo aplicó cuando comenzó la corrida cambiaria.

Embed

También, la causa de los cuadernos del chofer por presunto pago de coimas llegará a juicio oral en 2019. El expediente se inició con la aparición de unos escritos del ex chofer de Roberto Baratta en donde habría registrado presuntos pagos de coimas entre 2004 y 2015.

Y por último, esta causa por el pago de alquileres a los hoteles de la ex presidenta, por parte de empresarios que fueron adjudicatarios de obra pública. De esta forma, los tres procesos judiciales se llevarían adelante mientras Argentina enfrenta la campaña presidencial.