Los siguientes son los puntos principales del nuevo acuerdo alcanzado entre la Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunciado hoy por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y la directora gerente del organismo, Christine Lagarde:

- Como el primer Programa Stand-By (SBA) del 20 de junio, durará 36 meses aprobado.

- El monto prestado aumentará de U$S 50.000 millones a US$ 57.100 millones.

- Bajo el nuevo esquema, los desembolsos estarán disponibles de manera más anticipada: hasta 2019 el FMI asegurará financiamiento por USD 36.200 millones. Con respecto al acuerdo previo, se incrementa en USD 19.000 millones el financiamiento disponible hasta fines de 2019.

- Los fondos del programa ya no serán tratados como precautorios y estarán disponibles para su uso como apoyo presupuestario.

- El gobierno resolvió continuar con la implementación de un conjunto de políticas orientadas al fortalecimiento de la economía argentina.

- La convergencia más rápida al equilibrio fiscal primario es un paso decisivo hacia la reducción de las necesidades de financiación del gobierno, lo que robustecerá la economía argentina. Tal como está establecido en el Proyecto de Presupuesto 2019 remitido al Congreso, se prevé alcanzar el equilibrio fiscal primario en 2019, un año antes de lo previsto en el anterior acuerdo. Asimismo, en 2020 se alcanzará un superávit primario de 1,0% del PBI.

- Se reforzará el compromiso del Banco Central con la reducción de la inflación. El Banco Central adoptará un régimen de política monetaria más contundente, en el cual se hará un control estricto sobre el crecimiento de los agregados monetarios. Además se mantendrá la libre flotación del tipo de cambio, aunque con intervenciones bajo lineamientos que serán anunciados oportunamente por el BCRA.

- Como parte del compromiso presente en el acuerdo inicial de proteger a los sectores más vulnerables, se acordó que el gasto en asistencia social deberá mantenerse por encima 1,2% del PBI. Hay que destacar que el acuerdo prevé un incremento de hasta 0,2% del PBI en la asignación presupuestaria para el gasto social de ser necesario.

En esta nota