FlyBondi registró más de una decena de incidentes en el poco menos de un año que lleva en operaciones. Cada uno de sus cinco Boeing 737 participó de al menos una emergencia, según recopiló El Destape. La aerolínea tuvo mayor cantidad de problemas que el resto debido a que los protocolos de seguridad de esta “bajo costo” los redactan empleados con nula experiencia y capacitación.

La compañía pone a los mismos empleados a hacer el trabajo de la gerencia y los divide en cuatro equipos: seguridad, eficiencia, alegría y humano y humilde. A cada uno le entrega tareas específicas, siendo el primero de ellos el más peligroso, por los riesgos que implican para la vida de ellos mismos e incluso los cientos de pasajeros.

En el “team” seguridad, los tripulantes de cabina deben capacitarse entre ellos. "Los trabajadores que lo integran están a cargo de redactar los boletines de seguridad sin que haya algún tipo de instrucción previa al menos desde la empresa", reveló en exclusiva uno de los 550 empleados de FlyBondi a El Destape. Para formar parte de este grupo, la empresa ligada al Gobierno Nacional no exige más que plantear interés, mientras que el nulo conocimiento no resulta excluyente. Desde allí producen periódicamente los protocolos de seguridad que se le reparten al resto del personal y en base a lo que actúan ante los múltiples incidentes que les tocan.

Si bien este medio recopiló que los cinco aviones participaron en 16 incidentes, FlyBondi comentó que sólo dos de 82 sucesos de este año fueron indagados por la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC), que depende del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Como había revelado El Destape el domingo pasado, 121 de los vuelos de FlyBondi se cancelaron por motivos técnicos, como puede ser el caso de un mantenimiento no programado. “Las reprogramaciones por motivos técnicos son justamente para asegurar el buen estado de la aeronave, velando por la seguridad operacional”, respondieron desde la empresa, que cuenta con 52 empleados técnicos, repartidos entre El Palomar y Córdoba. La carencia de especialistas en el resto de los aeropuertos a donde llegan sus aviones implican trastornos para los trabajadores y pasajeros, mínimamente por las pérdidas de tiempo.

Los aeronáuticos que integran el equipo de eficiencia se encargan de optimizar los tiempos muertos y el proceso de trabajo, para maximizar las ganancias de la empresa y la explotación laboral. Esto favorece el ahorro de costos para ofrecer billetes baratos, ya que la compañía acusó a este portal que pueden realizarlo por la alta utilización diaria de cada aeronave, la optimización de tiempos de escalas, la máxima capacidad de asientos en cada avión (sin distinción de clases) y la segmentación de productos y servicios. No obstante, no redunda en una mejora salarial para los participantes. Tampoco admitió la firma aeronáutica la práctica de “dumping” para conquistar mercados, como lo acusan las competidoras.

El "team" alegría se ocupa de adornar las naves según las distintas fechas, entregar caramelos en Noche de Brujas y poner banderitas durante el Mundial. En tanto que humano y humilde realiza acciones solidarias. "Es todo una mentira", admitió una trabajadora, en condición de absoluto anonimato por temor a represalias de la compañía gusta de utilizar el inglés.

No resulta obligatorio inscribirse a un equipo de trabajo con tareas no remuneradas. Pero resulta llamativo que empleados rasos abarquen tareas para las que no se encuentran en condiciones y que el organismo de control, la ANAC, haya bajado la orden de desentenderse de la seguridad de los pasajeros de FlyBondi.

La firma, cuyo dueño fue socio del ex vice jefe de Gabinete Mario Quintana, ya no cuenta más con personal terciarizado, ya que terminó de incorporarlo en los últimos meses. El Destape dialogó con tres trabajadores de FlyBondi, que denunciaron sueldos mínimos y peligrosas fallas de seguridad y laborales que cuentan con la complicidad del Gobierno Nacional. Además, revelaron que tienen “pánico” de volar en la empresa donde trabajan cada día.

Embed

En esta nota