Si tu partido es opositor en serio, lo intervienen.

Si pensás distinto, te persiguen.

Si tus dirigentes critican, les arman causas judiciales.

Si querés que un funcionario responda, se escapa.

Si pedís cuentas a un Ministro, miente.

Si alguien en la Justicia los investiga, lo apartan de la causa.

Si te preocupa la región donde vivimos, dicen no te metas.

Si manifestás tu descontento, te reprimen.

Al parecer Cambiemos necesita callar las voces que le son incómodas. Por eso persigue al peronismoy el conjunto de la sociedad asiste pasmada a este total deterioro del estado democrático de derecho. No es la primera vez. No es nuevo. Nunca lo lograron y por eso les digo: no se desanimen en su odio antipopular. Sigan participando.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Lo que les incomoda probablemente sea la mediocre realidad en un año que será antesala de las urnas. Hay 2019. El desafío, pesado de verdad, será revertir tres procesos iniciados por Cambiemos que traen y traerán enorme daño social si no los frenamos urgentemente:

1) injusticia distributiva y alta inflación.

2) caída del empleo y del salario real con desindustrialización.

3) reendeudamiento record con fuga de capitales.

La Alianza Cambiemos no tiene ideas nuevas. Repite recetas que nos llevaron siempre a crisis sociales y políticas.

Para enfrentar y vencer esta oleada neoliberal, la primera tarea que tenemos es cultural: desarmar la fantasía de que la dimensión del esfuerzo individual está desvinculada de la dimensión de las decisiones estatales públicas; el mismo esfuerzo (o “mérito”) hoy a cada trabajador y trabajadora le rinde menos que hace dos años atrás. Se presupone el empeño personal pero hay que acompañarlo desde el Estado y las políticas de trazo sustancial. Nadie se realiza en una comunidad que no se realiza.

En cuanto a la discusión en torno a líneas en el peronismo para mí es muy sencilla y no es de nombres propios. La razón de todo peronista hoy es resistir al neoliberalismo y neoliberalismo es Cambiemos.

A partir de este eje central podemos discutir otros, como el de qué grado de amplitud frentista se puede ambicionar. El peronismo en el que creo quiere ganar en 2019. Ganar en la Nación, recuperar provincias y municipios.

Creo en activar grandes coaliciones democráticas aquí, en la región y en todo el mundo en donde el bloque de ciudadanía defienda la ética de solidaridad para superar el individualismo de la indiferencia, del rencor social y el desprecio.

Vamos a seguir el camino de ser oposición. Vamos a seguir siendo la fuerza de quienes luchan todos los días para salir adelante.

Nada ni nadie va a interrumpir los caminos de unidad que estamos transitando para eso.