El Grupo Sinclair es el mayor grupo de medios de comunicación de Estados Unidos, en continua expansión y con estrechos vínculos con la administración republicana de Donald Trump, quien desde la Casa Blanca ha colaborado desregulando el mercado de las telecomunicaciones, permitiendo que lleguen al 75% de los televidentes estadounidenses.

Embed

Según describió el científico, periodista y matemático Adrián Paenza en El Cohete a la Luna, y tal como se lo adelantó a Víctor Hugo Morales para su columna diaria en El Destape, “el último domingo se produjo un acontecimiento espectacular (…) La gente de Sinclair escribió un texto que envió a todos los canales de los que es dueño. Los jefes de noticias pusieron en un ‘teleprompter’ (algo así como una pantalla que está puesta arriba de la cámara que los conductores tienen frente de sí), el texto que habían recibido. Los conductores de cada noticiero en cada una de las ciudades, tenían que leer TEXTUALMENTE lo que tenían delante… y casi como si lo estuvieran recitando. Por supuesto, la idea era atacar a todos los otros medios de comunicación como si estuvieran intentando ‘lavarles la cabeza’ a los lugareños que ‘desprevenidos’ eran engañados desde los medios masivos de comunicación (piense en la CNN, en la NBC, en la ABC, etc). Y aquí fue donde en un hecho espectacular, con una imaginación extraordinaria y con un poder de edición que emociona, apareció un periodista que trabaja para la organización Deadspin. Me refiero a Timothy Burke, que consiguió las grabaciones de todos los conductores que en cada ciudad fueron leyendo el texto. Los editó y los puso todos juntos. Y generó un video que –creo- lo va a conmocionar. No se preocupe si no entiende inglés: ¡no le hace falta! El video dura 1 minuto y 39 segundos. Y al final, solo para que se entienda un poco más, los periodistas dicen lo siguiente: ‘This is extremely dangerous to our democracy’ (o sea, ‘esto es extremadamente peligroso para nuestra democracia’)”.

Según reflexionó Víctor Hugo, “es asombroso para entender de qué monstruo hablamos cuando de comunicación se trata. Esto mismo nos lo hacen a nosotros pero con una sola voz, que no necesitan contratar a 200 presentadores de televisión para que lean las mismas palabras, aquí está todo centralizado, aquí uno sólo tiene fuerza para dominar al resto del periodismo, a los políticos y a la Justicia”.

En esta nota