La crisis económica golpeó de lleno al bolsillo de los jubilados desde que Mauricio Macri asumió la presidencia hace tres años. Sin embargo, este año mostrará la peor contracción: si se compara los haberes jubilatorios contra la inflación estimada para 2018, el poder adquisitivo caerá 19%.

A inicios de 2015, un informe del Banco Mundial destacó que Argentina brindaba la jubilación mínima más alta de América Latina, la cual equivalía a U$S 442. Sin embargo, en los últimos tres años la situación empeoró claramente.

En 2016, las jubilaciones perdieron por nueve puntos frente a la inflación, mientras que el año pasado se registró una leve recuperación de tres puntos. A pesar de eso, con una proyección de inflación que ronda 47%, en 2018 los haberes jubilatorios podrían perder hasta por el 19%.

La crisis ya se reflejó en estadísticas internacionales: El índice global de pensiones de Melbourne, de la consultora Mercer, compara 30 países con más de 40 indicadores para medir su adecuación, sustentabilidad e integridad. Argentina se ubicó en el último lugar, con 38,8 puntos; muy por detrás de sus vecinos de la región, como Chile (con 67,3 puntos), Colombia (con 61,7 puntos), Brasil (con 54,8 puntos).

LEER MÁS: La actividad industrial tuvo el peor desplome desde la crisis de 2002: cayó 11,5%

Embed

En esta nota