“Incompatibles”. El flamante ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, declaró en las últimas horas que “las tasas de interés (actuales) son incompatibles con la producción, pero necesarias”.

En medio de una encrucijada de destrucción sistemática del mercado interno (a la que nos ha empujado el gobierno de Cambiemos y su modelo económico), los pymes nos encontramos con estas declaraciones del ministro de Producción y Trabajo -tras la degradación del antiguo Ministerio de Trabajo creado en 1949 al rango de Secretaría- hablando de una “incompatibilidad necesaria” en las tasas de interés.

Los pequeños y medianos empresarios, como actores que brindamos el 80% de la mano de obra del país, nos preguntamos: ¿Necesarias? ¿De verdad? ¿Para qué?

O, mejor dicho, ¿para quién? ¿Cuáles son los intereses que develan las palabras del funcionario que debiera tener la capacidad de planificar, conducir y dirigir las acciones pertinentes para la gestión de un modelo productivo que genere el desarrollo económico con trabajo argentino?

Van casi tres años de este Gobierno pero, como dicen, para muestra sobra un botón. En la Argentina de Cambiemos, la apertura indiscriminada de las importaciones; la desregulación del mercado; las tasas de interés cada vez más altas; y la dolarización de precios como los de combustibles y tarifas, para una economía que se sustenta fundamentalmente del consumo; sólo multiplicaron la devaluación, la transferencia de recursos y la deuda, para financiar la fuga de capitales.

Entonces, quizá Sica deje más al descubierto su ideología cuando, en la misma entrevista brindada a Radio Continental, plantea que “nuestra (¡¿nuestra?!) necesidad es desahogar el sistema financiero”.

Se supone que el gobierno debe cuidar la producción nacional y el trabajo argentino; no la timba financiera y los especuladores. Y el Ministerio de Producción y Trabajo debe velar porque así sea. Pero no.

Mucho más grave es escuchar al ministro decir que las expectativas del sector productivo “van a mejorar con la firma del acuerdo con el FMI y la próxima votación del presupuesto” cuando ya es vox populi que el Presupuesto 2019 sólo traerá recortes en sanidad, educación, ciencia y seguridad social -entre ellos, a discapacitados- sólo para pagar intereses de deuda.

No conforme con todo lo expresado, en esta misma línea de cinismo, Dante Sica diagnosticó que las pymes atravesamos un “estrés financiero”.

Con toda humildad, quisiéramos informarle al ministro que hay muchas pymes que ya pasaron la etapa del estrés y que, lamentablemente, esta patología de la que él habla ya desencadenó la muerte de empresas y de sus empresarios, literalmente. Sus eufemismos se hacen materialidad en nuestro sistema productivo y en quienes lo encarnamos.

Embed

Ante todo este panorama de análisis tan errático nos preguntamos entonces, ¿con qué representantes pymes se juntará el ministro Sica para afirmar lo que afirma?

Quienes efectivamente somos pymes, estamos seguros de que no sólo es un problema la cadena de pagos, no sólo es un problema de cheques rechazados, no sólo es un problema de un sector, este es un problema de modelo económico.

Este modelo que Sica, Macri y todos sus funcionarios representan deja excluido al conjunto de la población en general y en particular a las pymes, a las cooperativas, al sector de la ruralidad, a las economías regionales, a la economía popular, a los pequeños comerciantes y a todos los que hacemos la economía real, la de base, la que todos los días abre sus negocios, sus industrias, sus campos para tratar de sobrevivir a este desastre económico y social en el cual nos metieron.

Nuestra humilde sugerencia para Sica es que en lugar de armar Consejos Pyme para producir relatos, con entidades que no tienen arraigo en las bases populares ni las entienden ni les interesan, mejor camine con nosotros los territorios y ponga los pies en el barro, para que sepa realmente cuáles son las consecuencias de este modelo que representa.

“Incompatibles”. Quizá los incompatibles sean ellos, pero con cualquier modelo de desarrollo sustentable. Porque desde 2015 sólo han multiplicado sus patrimonios, el endeudamiento y la fuga de capitales a costa de la miseria, la exclusión y el hambre de todo un pueblo.