Finalmente se reglamentó la ley Brisa, disposición que determina que los hijos e hijas de madres que fueron asesinadas en el marco de un femicidio puedan cobrar una reparación económica. La suma será equivalente a una jubilación mínima y se podrá cobrar hasta la mayoría de edad.

La norma se aplica en la Ciudad de Buenos Aires y sólo se limita a reparar económicamente aquellos hijas e hijos cuyo padre haya sido procesado o condenado como autor, coautor, instigador o cómplice del delito de femicidio contra su madre.

El trámite se inicia en la Dirección General de la Mujer (Balcarce 362, 4° piso). Según informó Página/12, dentro de la documentación a presentar habrá que llevar: partida de defunción de la madre, partida de nacimiento que acredite vínculo con la madre y el padre, constancia judicial que acredite que el padre está procesado o condenado por femicidio, certificado que acredite domicilio real de los hijos e hijas de la víctima al momento del femicidio en CABA.

La ley Brisa fue aprobada el 30 de agosto por la Legislatura porteña y se llama así por Brisa, la hija menor de Diana Barrionuevo, asesinada por su ex pareja en 2014. Según los últimos dato de el Observatorio de Femicidios de la Casa del Encuentro, en diez años más de 3 mil niños y adolescentes perdieron a sus madres.