El coloquio de Idea nunca había sido tan funcional al Gobierno e intrascendente al mismo tiempo. Este año se ausentaron todos los grandes empresarios, más interesados en los alcances de las causas de corrupción que en practicar relaciones corporativas. Los funcionarios aprovecharon el público para repetir la muletilla de que la crisis la generó la corrupción relatada en las fotocopias de los cuadernos, un clásico que podría haberse visto en cualquier acto oficial desde la comodidad del televisor de la casa.

Bajo el lema "Soy yo y es ahora", los organizadores inflaron su imagen y se quisieron plantear como los elegidos para cambiar el país. Una Argentina sumida en la más grave recesión desde la crisis de 2001, en destrucción de puestos de trabajo y pérdida del poder adquisitivo del salario. No obstante, los ejecutivos volvieron a repetir sus quejas de los “altos” impuestos y la necesidad de recortar derechos a los trabajadores, como propone la reforma laboral.

LEER MÁS: Cambiemos consiguió el dictamen para el Presupuesto de ajuste

En un intento vano por lavar su imagen, los corporativos se quisieron mostrar ajenos a la corrupción. Esto llevó incluso a que el presidente temporal de Idea, Javier Goñi, dijera que "aquellos que cometan delitos" deben "afrontar las consecuencias". Pero sin sonrojarse, el gerente general de Ledesma sugirió que “a los empresarios no nos debe dar lo mismo hacer negocios con gente que respete la ley o no lo haga”. El comentario lo realizó en el mismo coloquio en el que, cuatro años atrás, uno de cada dos había reconocido que aprobaría el pago de sobornos.

El propio Mauricio Macri llegó a relatar que "esos mismos empresarios de los cuadernos trabajaron con transparencia estos tres años, en los que 818 obras públicas empezaron y terminaron en plazo". Olvidó quizás que su primo Ángelo Calcaterra, y su amigo y dueño del imperio energético Pampa Energía, Marcelo Mindlin, son dos de los más favorecidos por su gobierno y, a la vez, quienes figuran más complicados en el entramado de presuntas coimas narradas por el remisero de Roberto Baratta. Gran cantidad de las obras y negocios de estos ejecutivos y de la propia familia Macri está teñida de una enorme sospecha de corrupción PRO.

El Presidente nacional utilizó nuevamente a las fotocopias de los cuadernos para tapar los inquietantes corolarios económicos que generan sus políticas. "La corrupción tiene consecuencias: dejó a un tercio de los argentinos en la pobreza. Me vuelvo loco cuando vea a un dirigente que le miente a la gente. El populismo es muy contagioso", opinó frente a el auditorio de ejecutivos.

La edición de Idea de este año cerró sin pena ni gloria el viernes pasado. Sólo en 2015 y 2016 los organizadores cumplieron con las expectativas, al llevar a los más importantes candidatos presidenciales en el primero y un discurso renovado del titular del Poder Ejecutivo en el segundo. Quizás los coordinadores estén más interesados en levantar la calidad de la reunión en 2019, ante el recambio de mandato en la Casa Rosada.

LEER MÁS: Tras estar imputado por la Justicia argentina, el príncipe de Qatar se reunió con Macri

En esta nota