El ministro de energía, Juan José Aranguren, impulsará un aumento gradual y sostenido del precio de los combustibles en las estaciones de servicio: las naftas y gasoil aumentarán un 3% por mes a partir del 1 de julio, con un incremento invariante todos los meses hasta octubre de 2019. La suba en los próximos 18 meses rondará el 40 por ciento.

Según publicó el portal EconoJournal, Aranguren recibirá hoy a las 14 a los máximos ejecutivos de la industria petrolera para definir los detalles de las nuevas medidas. En un marco con una devaluación del peso y la escalada del precio internacional del crudo, el ministro propuso la creación de un fondo compensador con las empresas petroleras.

De esta forma, cuando el precio mundial del petróleo aumente, se implementará un precio de venta en el mercado interno que será menor al de la cotización internacional del barril. En caso de que el precio global caiga, las petroleras locales seguirán cobrando un precio más alto para recuperar la renta que dejaron de percibir en el período de precios altos.

El periodista Nicolás Gandini informó que en el marco actual, se implementará un precio medio U$S 69,75 para el crudo que se comercialice en el mercado doméstico. La otra parte de la iniciativa incluye un aumento gradual y sostenido del precio de los combustibles en las estaciones de servicio del 3 % todos los meses. La propuesta habría sido aceptada con razonabilidad por las empresas.