Un sondeo de la consultora PWC muestra a los CEOs argentinos en la cima del optimismo dentro de los gerentes a nivel Mundial. La felicidad de los empresarios creció considerablemente tras el resultado de las elecciones 2017, con el triunfo de Cambiemos. Entre sus preocupaciones principales, en cambio, está la "vuelta del populismo".

La 21ª Encuesta de PwC CEO Survey muestra que el 57% de los ejecutivos entrevistados en Argentina se encuentra “muy confiado” respecto del crecimiento en 2018 de sus organizaciones, 17 puntos por encima de lo manifestado el año pasado. Se trata del número más alto desde 2007.

LEE MÁS "Los pobres, entre los más pesimistas por la situación de la economía"

Mientras otro estudio muestra un incremento del pesimismo de los consumidores por la situación económica y laboral, los CEOs nacionales viven su "veranito" en cuanto a estado de ánimo: su optimismo está 10 puntos por encima del promedio de la región, y está a tono con la efusividad que muestran los gerentes en EE.UU. bajo la presidencia de Donald Trump. Otro país cuyos CEOs se muestran más optimistas es el Brasil de Michel Temer, que impulsó una draconiana reforma laboral.

El 57% de los CEOs argentinos está "muy confiado", pero el 60% piensa en no incorporar personal

Sin embargo, este optimismo no se refleja en una demanda masiva de empleo. Un 60% se agrupa entre aquellos que van a mantener su dotación de personal estable (40%) o que incluso piensa reducirla (20%). El restante 40% prometió contratar más gente para sus empresas.

"El mercado mantiene expectativas altas respecto de Argentina y esto se traduce en un fuerte crecimiento del optimismo de los CEOs tras las elecciones de medio término del año anterior. Convertir este optimismo en inversiones y un mayor volumen de negocios es el desafío para 2018." expresó Martín Barbafina, socio a cargo del área de Marketing y Comunicaciones de PwC Argentina.

La encuesta consultó a 1300 directores ejecutivos de 85 países durante el último trimestre de 2017 y uno de los hallazgos clave tiene que ver con el optimismo récord que los CEOs manifestaron sobre el entorno económico en todo el mundo.