Luego de que el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne llevara la meta inflacionaria al 15 % y que el Banco Central bajara apenas sus tasas de referencia, los bancos decidieron no bajar las tasas de sus créditos. Esto se da porque no confían en la meta inflacionaria establecida por el Gobierno.

Según un relevamiento de La Nación, la mayoría de las entidades van a esperar a ver qué hace el Banco Central con la inflación de enero para ver si empiezan a bajar las tasas de los créditos hacia fin de febrero o marzo.

La medida afecta a los tomadores de préstamos hipotecarios, un segmento del público al que el Gobierno apuntó en las últimas elecciones y que se vieron perjudicados con la suba del dólar en diciembre, que empujó a la suba a la inflación y con eso, al valor de las UVAs.

Solamente el Banco Ciudad afirmó que había bajado en tres puntos porcentuales la tasa de descuento de cheques para empresas y que estaba además evaluando alguna recorte adicional para este segmento.

Las predicciones económicas no ayudan a que las tasas bajen. Según estimaciones de economistas, la inflación para este año estaría situada alrededor del 18 %, tres puntos por encima de la establecida por el Gobierno.