En medio de la ola de despidos llevados a cabo en la empresa estatal Yacimientos Carboníferos Río Turbio (YCRT), trascendieron unos audios en donde se confirma cómo se fue gestando el plan de vaciamiento por parte del Gobierno. En el día de ayer llegaron 215 telegramas de despidos, mientras que hoy llegaron más de 200. Se estima que alrededor de 500 personas perdieron sus puestos de trabajo.

El Destape accedió a los audios que demuestra el plan oficial para desarticular la empresa. "Se hizo una reestructuración donde cada jefe de sector tiene que armar un listado con la gente que va contar y la que no y se abrió la posibilidad del retiro voluntario", se comunica por vía telefónica a unos de los despedidos.

Retiro voluntario Rio Turbio 1

"Todos los jefes saben quiénes son las personas que se van a desafectar. Si te llamaron es porque te están tomando como prescindible en la empresa. El retiro voluntario es para que te vayas con una indemnización", fue el mensaje recibido por los empleados.

Los llamados están compuestos por el mismo tipo de discurso, minimizando la situación de crisis del Yacimiento y tratando de generar esperanza en los despedidos de una posible contratación futura.

Retiros voluntarios Rio Turbio 2 final

"Le ofrecemos un retiro voluntario en condiciones especiales muchos más ventajosas que el despidos. Además de la posibilidad de tener una entrevista para ingresar a trabajar en las represas Néstor Kirchner y Cepernic", informan.

"Hay un proceso de achique. La empresa no está produciendo hoy. Compañeros que no tienen ninguna falta, ninguna observación fueron despedidos", denunció Matías Mazú, diputado de Santa Cruz y ex intendente de Río Turbio, en diálogo con El Destape

Sobre este aspecto, Manzú alertó sobre la posible privatización de la Usina: "La empresa no produce, está parada. Ni la usina está en marcha, desvincularon el yacimidento de carbón. Buscan la privatización de la usina y el achique en el yacimiento".

Par el secretario general de ATE-Río Turbio, Miguel Páez, esto "es un plan del gobierno nacional que pretende ajustar la empresa. Aproximadamente son alrededor de 500 trabajadores que han sido notificados entre ayer y hoy". Antes que asumiera Mauricio Macri, el yacimiento contaba con alrededor de 2900 trabajadores.

"Nosotros creemos que el plan van seguir avanzando con los despidos porque no tienen una clara intención de poner en funcionamiento el yacimiento ya que la usina que le daba la garantía de generar mayores empleos esta paralizada desde que ingreso este gobierno", denunció Paéz.

Por otro lado, el delegado de ATE alertó sobre la generalización en las desvinculaciones: "Han despedido de manera generalizada. Hay compañeras embarazas, con tratamiento oncológicos y los despiden igual. Ha sido una cacería brutal".

El próximo lunes habrá una reunión con Juan Carlos Schmid, secretario general de la Confederación General de los Trabajadores (CGT), con el objetivo de poner fin a esta situación y pedir la inmediata reincorporación de los trabajadores despedidos.