La brecha entre el precio que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por alimentos agropecuarios fue de 525% en diciembre pasado, por lo que no registró variaciones con respecto al mes anterior, según informó hoy la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Según precisó el organismo, la manzana y la naranja fueron los productos que mayor brecha tuvieron entre lo que sale de origen y lo que se cobra en góndola.

En el primer caso, el aumento en la diferencia entre uno y otro momento de la comercialización se debe a la caída de 43,2% en el precio inicial (del campo) sumado a un incremento promedio de 11,9 por ciento que se agregó al momento de venderlo al público.

El problema surgió a partir de un faltante de manzanas en los lugares de destino, sumado a que parte de esa cosecha fue vendida por el productor a principio del 2018 con un dólar a $18, por lo que los comercios compraron barato y vendieron más caro.

En el otro extremo, el pimiento rojo redujo esta diferencia a casi la mitad, pasando de 8,6 veces en noviembre a 4,5 veces en diciembre.

Se mantuvieron estables en este sentido el huevo, la carne de pollo, el tomate de ensalada y la acelga, alimentos que suelen permanecer sin fuertes variaciones durante todo el año.

En tanto, la participación del productor en la ganancia final fue de 22,7%, por lo que mostró una leve suba de 0,7 puntos con respecto al mes anterior.

Estas cifras surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), que elabora mensualmente el sector de Economías Regionales de la CAME.

El estudio se basa en los precios diarios online de los principales supermercados y verdulerías del país, así como los precios de origen de las principales zonas productoras que releva un equipo de 35 encuestadores.

En esta nota