Por Mariano Parada Lopez
Redacción El Destape
@mparadalopez
mparadalopez@eldestapeweb.com


Desde hace años que Lorena Martins vive en un exilio autoimpuesto. Tuvo el coraje de denunciar a su propio padre por proxeneta e incluso a los presuntos vínculos de éste con el PRO de Mauricio Macri, el juez federal Oyarbide y hasta con la SIDE. En aquel momento, quien la recibió para tomar dicha denuncia es el fiscal que está en todas las tapas: Gerardo Pollicita, el mismo que dio vía libre a la denuncia de Nisman por encubrimiento del atentado a la AMIA. Desde España, Martins dialogó con El Destape sobre la reunión que mantuvo con el fiscal.

El Destape: -¿Qué ocurrió con el fiscal Pollicita, cuando usted lo intentó recusar?

Lorena Martins: -Yo hago la denuncia por trata, la causa cae en el juzgado de Oyabide y el fiscal era Pollicita. Oyarbide estaba de vacaciones pero yo pedía no declarar por la amistad de Oyarbide con mi papá, e intenté recursar a Pollicita en un escrito por el vínculo que tenía entendido que había con el PRO y Mauricio Macri.

ED: -¿Cuáles fueron sus argumentos para no recusarse?

LM: -Obviamente iba a decir que iba a ser objetivo, era normal, pero hay cosas que Pollicita se olvida. Él sí estuvo conmigo, la primera vez que me cita estuve una hora hablando y lo único que trascendió en los medios es que no declaraba. Pollicita me amenazó, o advirtió, con meterme presa.

ED: -¿Qué le dice en ese momento?

LM: -Yo me negué a declarar porque es ridículo que declare frente a un amigo de mi papá. Pollicita me recibe y me dice que declare sí o sí y que me puede meter presa si no declaraba, en tono intimidatorio. Tuvimos una discusión, me dijo que podía ir presa. A lo que tenía miedo es a los periodistas. Pollicita es una persona que se preocupa mucho por su imagen, lo que más le importaba era eso y creo que le sigue importando lo mismo.

ED: -Cuando él la amenaza con meterla presa, ¿con qué argumentos lo hace?

LM: -Cuando uno se niega a hablar aparentemente uno podía quedar detenido, pero era evidente que no podía hablar. Si él consideraba que tenía que quedar presa lo hubiera hecho. En vez de especular, tendría que cumplir la ley, no jugar a los medios de comunicación (sic) ni a manipular.

Le dije claramente "sabés que tengo razón". Me tuvo una hora y pico presionándome y lo dejé pasar, porque tenía presiones de todos lados. Ese día Pollicita me dijo: "si te vas a negar a declarar, te pido que me recuses". Él mismo me lo dijo. Trabajó en Boca, como Oscar Ríos (otro de los denunciados por Martins), y podía no ser objetivo. Lógicamente él dice que no, como hay gente que dice no conoce a mi papá y después hay fotos. Todos niegan todo hasta que tenés las fotos.

ED: -¿Es cierto que usted le pidió disculpas vía Twitter al fiscal Pollicita, como salió publicado?

LM: -Yo no tenia Twitter en esa época, fijate qué mentiroso. Le transmití a través de un periodista de Página 12 que me disculpara si lo habían llamado tratante de personas o proxeneta, que eso no es. Sí es afín al macrismo, en eso no me disculpé. Que no manipule la realidad, porque no es así. Desde el primer día que lo vi que no puedo comprende la forma de actuar de ese señor.

Que sea afín al PRO no lo convierte en delincuente, sino en alguien que para mí va a ser tendencioso. Cuando vi que le decían proxeneta, ahí le dije que me disculpe. Me revienta que Pollicita otra vez vuelva a tergiversar las cosas.

ED: -¿Cómo definiría el accionar de Pollicita?

LM: -No tengo nada personal en contra de él, más allá de que es afín al PRO y le gustan demasiado los medios de comunicación. No es el primer ni el último fiscal mediático.

ED: -Si, como usted dice, el fiscal vive pendiente de su imagen, ¿cómo cree que esto puede jugar siendo el que impulsa la denuncia de Nisman contra el Gobierno?

LM: -(Lo que digo) es una opinión: está haciendo todo para ser el héroe del momento con cierto sector de la sociedad. Está tratando de ser un fiscal mediático.