El gobierno británico consideró un "ejercicio de rutina" el ensayo militar que cumplió en la zona de las Islas Malvinas la fragata HMS Iron Duke, y respondió así al reclamo de la Cancillería, que tildó de "provocación" la maniobra.

Un vocero del Ministerio de Defensa británico señaló que "buques de la Armada Real realizan entrenamientos regulares en el uso de su sistema de armas. El ejercicio del HMS Iron Duke en las Islas Malvinas en octubre fue parte de un ejercicio de rutina que había sido planeado con mucha antelación", minimizó.

Ayer, el Gobierno entregó una nota de protesta a la embajada británica por los ejercicios militares de la fragata, y consideró las maniobras "una nueva provocación" y "una injustificada demostración de fuerza".