El presidente Mauricio Macri relanzó un proyecto de ley nacional de alquileres y tomará uno que hace más de un año impulsaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el diputado nacional Daniel Lipovetzky. El proyecto había sido aprobado por el Senado en 2016 y había preocupación desde varios sectores porque de no tratarse por la Cámara de Diputados antes de diciembre, perdería su estado parlamentario.

El Presidente afirmó que "desde hace décadas que no hay una nueva ley". Por este motivo, señaló que presentará "un proyecto para darles a los inquilinos soluciones concretas” y añadió que espera que el tema “avance pronto en el Congreso". El proyecto original fue postergado durante casi dos años por Cambiemos.

En diálogo con El Destape, el diputado nacional por el PRO y Presidente de la Comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, argumentó que la demora se debió a que “no tenía consenso y hubo bloques que ni siquiera participaron en la discusión” y señaló desde ahora, el camino “estará allanado”.

Respecto al anuncio, el presidente de la Federación de Inquilinos Nacional, Gervasio Muñoz, le contó a este medio que “con el daño económico que hizo este Gobierno, tenían que dar una respuesta de alguna forma”. Respecto a su posición sobre la ley, Muñoz calificó al proyecto como una “solución de una urgencia, ya que lo ideal es el acceso a la vivienda”.

“No es un tema cómodo para Cambiemos. El mercado inmobiliario va a responder de forma violenta y al Gobierno le va a costar sacar la ley dentro de su bloque”, advirtió el titular de la federación. "Queremos que la ley salga antes de diciembre, queremos que se vote por unanimidad", marcó para dejar en claro su postura.

¿QUÉ PROPONE EL PROYECTO?

La nueva iniciativa estipula cambios en la duración de los contratos, que subiría de dos a tres años. Además, el propietario deberá aceptar como garantía los recibos de sueldos de una persona, la actualización del alquiler deberá ser semestral, de acuerdo a la variación de la inflación (IPC) y los salarios (CVS), y que el costo de las comisiones a pagar a las inmobiliarias deberá ser afrontado por el propietario, junto con los gastos de certificación de firmas.

Según un informe de la organización Inquilinos Agrupados, un inquilino destina el 45% de sus ingresos sólo en el pago del alquiler (excluyendo expensas, impuestos y servicios). Córdoba –con 46,7%- es la que registra un mayor porcentaje de los ingresos que se destinan al pago del alquiler, seguida de San Juan (46,2%), Provincia de Buenos Aires (45,6%) y Ciudad de Buenos Aires (44,6%).

LEER MÁS: Créditos UVA: tras negar los problemas, el Gobierno sale a poner tope a las cuotas