Luego de que Wall Street castigue a los bancos argentinos por la decisión del Gobierno de permitirles timbear la totalidad de sus depósitos en Leliq, se hundieron las acciones en la plaza local. Los inversores internacionales coincidieron con el análisis de El Destape sobre los riesgos que representa esta decisión del Banco Central.

El jueves pasado, la autoridad monetaria flexibilizó la restricción que tenían las entidades financieras sobre el uso de su patrimonio para destinar a los bonos del BCRA. A partir de ese día, el tope, que se mantenía en el 65%, se elevó al 100% de los depósitos, menos las obligaciones.

Embed

Se trató de una resolución desesperada para tratar de que los bancos tengan garantizada una mayor ganancia extraordinaria, así eleven la tasa de los plazos fijos y menos ahorristas dirijan sus fondos al dólar. Si bien Guido Sandleris consiguió apaciguar la demanda cambiaria, desde este medio alertamos inmediatamente del elevado riesgo sistémico que esta política implicaba.

El martes pasado, la bolsa neoyorquina coincidió con el análisis, dado que se desplomaron las cotizaciones de los bancos argentinos que operan en la plaza. Como adelantó El Destape, eso implicó que hoy se derrumben las acciones en la plaza local.

El más afectado fue el Banco Macro, que descendió 8,3%. Le secundó Supervielle, con una baja del 5,9%, y se posicionaron detrás BBVA Francés (5,7%) y Galicia (4,1%). Estos rojos arrastraron al promedio del Merval hasta un negativo de 3,8%.