La famosa escultura de Venus pasó miles de años sin sus brazos, pero por fin eso cambió. La sede francesa de la organización Handicap International le puso un par de prótesis ortopédicas a una réplica del original para generar concientización sobre discapacidad.

venus de milo

La curiosa intervención a la diosa griega esculpida por Milo tuvo lugar en la estación del subterráneo del museo del Louvre, en París. Las extremidades fueron hechas con una impresora 3D especialmente para ella, con la idea de visibilizar la realidad de 100 millones de personas que necesitan prótesis en el mundo.

Embed

Una gran manera de aportar a un mundo con menos discriminación y más solidaridad, con esta ingeniosa estrategia. También le darán prótesis a otras esculturas alrededor de la ciudad.

LEÉ MÁS: FRIDA KAHLO TENDRÁ SU PROPIA BARBIE

En esta nota