La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, intentó tapar un caso de nepotismo que involucra a su hermana en un puesto importante del Ejecutivo y amenazó a un medio para evitar su publicación.

La hermana de la funcionaria, Soledad Alonso, trabaja como empleada de la Secretaría General de la Presidencia desde 2016. Como el puesto de la encargada de investigar la corrupción en el Estado no esta alcanzado por el decreto que firmó Mauricio Macri para evitar la presencia de familiares de ministros en puestos públicos, el caso no fue muy difundido.

No obstante, un informe del diario Perfil sobre quienes evitaron la guadaña de Macri reveló la información y aseguró que Alonso llamó a la redacción "para advertir que iba a 'responder' con acciones si la información era publicada", aunque no especificó qué tipo de acciones.

En tanto que en defensa de su hermana sostuvo: “Presentó su curriculum en la Fundación Pensar -uno de los think tank del macrismo-. Fue entrevista y contratada como empleada. En estos años ha sido evaluada y se le renueva el contrato de locación de servicios cada fin de año. Cobra $23 mil mensuales, va a trabajar todos los días y cumple horario, tiene que poner el dedo -en el control biométrico de la Casa Rosada-”.

En esta nota