El FMI vuelve a intervenir en la economía y en las decisiones políticas de la Argentina. Después de 18 años del Megacanje que tuvo como negociadores al ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, y el ex secretario de Política Económica (ahora presidente del Banco Central), Federico Sturzenegger, el Gobierno de Cambiemos anunció el jueves un endeudamiento con el Fondo por 50 mil millones.

Corría diciembre del año 2000 y los ex funcionarios de la Alianza acordaban con el organismo internacional un crédito por 40 mil millones de dólares que se denominó el "blindaje" porque canjeaba bonos de deuda pública para aplazar el pago de más de 20 mil millones de dólares en vencimientos de capital e intereses y así aliviar el déficit durante esos años.

cavallo 1.jpg

Por aquellos días, el gobierno de Fernando De La Rúa decía que el acuerdo ayudaba a “blindar” su economía de los efectos financieros y aliviar la presión de la deuda sobre las cuentas públicas que se había vuelto sofocante. Las condiciones del FMI para entregar esa suma de dinero no distan mucho de las que le ha pedido a la Argentina para este nuevo crédito: reducción del déficit fiscal, reforma previsional, racionalización de la administración pública y reestructuración de Anses y FAMI.

Pero ¿qué decía Clarín? La tapa del 19 de diciembre del 2000 tenía como título principal “El blindaje es de casi 40 mil millones – De La Rúa dijo que ahora debe comenzar el crecimiento”.

Embed
Tapa clarin

Dieciocho años después, el principal diario oficialista publicó en su tapa: “El FMI presta 50 mil millones de dólares y pide bajar fuerte el déficit fiscal”. Un columnista de Clarín ahora destaca "cómo resucitar la ilusión de prosperidad".

Embed
tapa clarin