Los días en los que el presidente Mauricio Macri aseguraba que bajar la inflación es "lo más fácil" y prometía "pobreza cero" como una meta de campaña parecen demasiado lejos en el tiempo. Y mucho más luego del último informe que elaboró la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad del Salvador (USAL).

Según el informe, el índice de miseria aumentó 12,4 por ciento en el último trimestre del año pasado. En total, entre el tercer y cuarto trimestre, el registro alcanzó el 34,2 por ciento y superó el alza del segundo bloque del año.

Y el presente año no aparenta ser esperanzador para revertir el panorama. La universidad asegura que si la inflación continúa en el mismo camino de este comienzo de año, en el que promedia un 2,2 por ciento mensual, el índice final superará al preocupante número del 2017.

Embed

OKUN I 18 by gino on Scribd

El llamado índice Okun, conocido como "índice de miseria", suma la tasa de inflación anualizada de cada trimestre y la tasa de desempleo que informa el INDEC a nivel nacional.

En Latinoamérica, Argentina ocupa el segundo puesto detrás de Venezuela, pero es superada por Brasil y Colombia.

LEÉ MÁS: Lapidario: el FMI pronostica un 22,7% de inflación y solo 2% de crecimiento