EL DESTAPE | El plan de Macri para el 2020 Suscribite

X

Este jueves, a las 11 de la mañana, el fiscal federal Carlos Stornelli está citado a prestar declaración indagatoria ante el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla. Se le adjudica relación con las operaciones de inteligencia y espionaje ilegales llevadas a cabo por el operador judicial Marcelo D´Alessio. Además de los casos de Pedro Etchebest, José Manuel Ubeira y Gonzalo Brusa Dovat, el fiscal -si se presenta- deberá responder por tres nuevos hechos: el intento de cámara oculta contra el abogado Javier Landaburu, la extorsión a Pablo Barreiro y “tareas de espionaje ilegal relacionadas con Jorge Christian Castanon”. El primero de los nuevos sucesos involucra a los abogados del empresario Eduardo Eurnekián, procesado en el caso de las fotocopias de los cuadernos. El último, al “peruano” que fue mencionado en los chats que el fiscal con asiento en Comodoro Py cruzó con el falso abogado.

En una resolución que se conoció este miércolespero que fue rubricada el 1° de marzo, el juez federal de Dolores informó a la defensa de Stornelli “de los nuevos hechos que se le atribuyen y que han sido motivo de tratamiento y acusación por parte del representante ante esta sede del Ministerio Público Fiscal –maniobra contra el Dr. Javier Landaburu, caso de Pablo Barreiro y las tareas de espionaje ilegal relacionadas con Jorge Christian Castanon-”, escribió.

Embed

Se trata de tres nuevos casos que el fiscal Juan Pablo Curi vinculó a Stornelli.

Jorge Christin Castanon sería a quien Stornelli refiere como “peruano” en los chats que cruzó con D’Alesiso.

En el procesamiento de D’Alessio se puede observar un intercambio de mensajes entre el fiscal y el falso abogado que data del 11 de enero de 2019. Allí Stornelli le dice:

CS: Jorge

CS: Decía que era piloto de la Marina

CS: Después lo echaron no se xq (sic)

CS: Ahora dice que trabaja en United

CS: Siempre fe bagayero

CS: Peruano

CS: Nacionalizado

CS: Reniega de su origen

“Yo me encargo”, le respondió D’Alessio.

Tres días después, Stornelli volvió a preguntar: “Averiguaste algo del peruano?”. D’Alessio no tardó en responder: “Hola Carlos. Como estás? Espero esta semana poder resolver eso". Ahí le metí presión a la exnovia de … (se tapó el nombre en la resolución). Nos interesa a todos saber donde está la fortuna que falta. A mi me contó q en esa financiera madercoop le cambiaban los pesos por euros a De Vido con un 6% de SPREAD adicional ya q era plata de la corrupción”.

En otro diálogo se puede leer que D’Alessio le dice que “no es empleado de United (el aérea internacional). Usa pasajes a disponibilidad. Hago lo que quieras”.

Stornelli le pregunta al operador y agente, “¿dónde trabaja?”. Y este responde: “Trabaja actualmente en united express. Una low cost que es un desprendimiento de cabotaje de UA”.

Según el fiscal Curi, D’Alessio “en posible connivencia con el fiscal federal Carlos Stornelli, también habría pergeñado otro plan delictivo (…) que involucraría al abogado Javier Landaburu”. El fiscal se tomó de los audios que grabó Etchebest. Allí, D’Alessio dijo que “Stornelli le solicitó que realizara una cámara oculta para implicar” a Landaburu en un ilícito. Algo similar a lo que sucedió con Ubeira, con la diferencia de que en el caso Ubeira hay chats entre Stornelli y D’Alessio respecto al pedido de esa cámara oculta.

El padre de Javier, Jorge Landaburu, es junto con su socio Juan Aráoz de Lamadrid, el abogado de Eduardo Eurnekián, uno de los procesados en el caso de las fotocopias de los cuadernos. Según explicaron desde el entorno del ejecutivo, se le achaca a D’Alessio presentarse como abogado de Eurnekian y ofrecerse a hacer una cámara oculta a Javier, quien también es abogado.

“Eso es absolutamente falso”, explicaron. “Eurnekian no lo conoce a D’Alessio”, añadieron. Y también desmintieron que el empresario haya pagado alguna vez los 600 mil dólares que D’Alessio dijo que abonó en el marco de la causa de las fotocopias de los cuadernos. El padre de Javier estuvo presente el día del allanamiento en la casa del empresario. A la vez, resaltaron: “La cantidad de abogados que han pasado tratando de venderle sus servicios a Eurnekián es oceánica”.

Pablo Barreiro es otra de las personas a las que se pretendió extorsionar en la causa que se abrió con la copia de los anotadores del chofer Oscar Centeno. Amenazaron con detenerlo y le pidieron una fortuna. Según aseguró Barreiro pagó 40.000 dólares. En esta ocasión a otros abogados, quienes fueron los que les abrieron las puertas del despacho de Stornelli: los abogados Luis Vila y Fernando Archimbal. No obstante, en este caso también apareció D’Alessio, disputando la presa. Stornelli habría estado al tanto de la maniobra, según la denuncia.

Los hermanos Pablo y Sebastián Barreiro grabaron conversaciones en las que se les ofreció arreglar la situación de su padre Ricardo, por entonces detenido en esa causa, junto con la de Pablo, que fue secretario de Cristina Kirchner.

Los fundamentos

La citación de este jueves se debe a que el juez recabó “elementos de prueba suficientes acerca de la participación del fiscal Carlos Stornelli en las maniobras vinculadas con las operaciones de inteligencia y espionaje ilegales llevadas a cabo por Marcelo Sebastián D´Alessio”.

En la fundamentación de aquella citación, se le imputó responsabilidad en los casos del empresarios agropecuario Pedro Etchebest, el abogado José Manuel Ubeira y el exfuncionario de PDVSA Gonzalo Brusa Dovat. Ahora el fiscal requirió se sumen los tres casos mencionados.

En este marco, el juez interpeló al Procurador General de la Nación interino, Eduardo Casal, quien, como jefe de los fiscales, debe impulsar una investigación interna y definir si habilita un jury de enjuiciamiento contra Stornelli. En la misma resolución del 1°, Ramos Padilla remarcó que se le informe a Casal que el fiscal del caso, Juan Pablo Curi, “amplió los hechos por los cuales considera debe responder el Dr. Carlos Stornelli”.

La gran incógnita es si este jueves, el fiscal del caso de las fotocopias de los cuadernos se hará presente en el juzgado federal de Dolores.