El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, procesó con prisión preventiva a los ex policías Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk, y al ex espía Rolando Barreiro, a la par que amplió el del supuesto abogado Marcelo D'Alessio por integrar una asociación ilícita acusada de realizar espionaje y extorsión. El magistrado también les trabó embargos por 10 millones de pesos a cada uno.

En el fallo, Ramos Padilla le informó al procurador general de la Nación, Eduardo Casal, sobre la situación del fiscal Carlos Stornelli, considerado rebelde en esta causa.

Por otro lado, el magistrado insta a que el Director General de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, "de forma urgente dé cuenta de toda la información producida en el marco de las posibles actividades de 'contrainteligencia' que pudieren existir sobre los aquí procesados y/o la asociación ilícita aquí investigada".

Asimismo, también a Arribas, le solicita que informe "todas las actividades u operaciones de dicha agencia en las que pudieren haber participado en cualquier carácter".

En los casos puntuales de los exagentes Bogoliuk y Barreiro, "sólo se habrán de solicitar los posibles informes de contra-inteligencia que se hubieren producido en relación a sus actividades realizadas con posterioridad a su renuncia al organismo".