El domingo a la madrugada, Agustina Imvinkelried salió del boliche Teos rumbo a la casa de una amiga. Alrededor de las 6 de la mañana, un hombre identificado como Pablo Trionfini la interceptó y nunca más se supo de ella, hasta esta mañana cuando encontraron su cuerpo semienterrado a 500 metros del lugar bailable.

Agustina tenía 17 años y vivía en la ciudad de Santa Fe. El sábado por la noche fue a bailar con sus amigas a la discoteca Teos en la ciudad santafesina de Esperanza, ubicada sobre la Ruta 6. Poco después, familiares y amigos perdieron contacto con ella e iniciaron una incansable búsqueda a cargo de la Policía provincial y la fiscal María Laura Urquiza.

La investigación llevó a los perros policías y a los oficiales a la casa del principal sospechoso, un hombre de 39 años identificado como Pablo Trionfini, que fue el último que vio con vida a Agustina. Antes de que ingrese la policía a la vivienda, el presunto femicida se ahorcó, esta madrugada.

Horas después de que se suicidara, la Policía encontró el cuerpo de Agustina cubierto con bolsas y ramas a 500 metros de la Ruta Provincial 6, por donde era buscada.

En una serie de imágenes captadas por cámaras de seguridad, la joven había sido vista caminando por la calle con su teléfono celular en mano a la salida del boliche, luego hablando con un hombre y, tres cuadras más adelante, dentro de un Renault 12 con Trionfini.

Además, trascendió que el principal sospechoso era conocido en el barrio por haber acosado en varias oportunidades a jóvenes de allí.

En tanto, organizaciones sociales, feministas y vecinos convocan a una movilización para pedir Justicia por otro femicidio más. La convocatoria es en la Plaza San Martín en Esperanza a las 20hs.

Embed