El diputado nacional por el Frente para la Victoria Andrés “Cuervo” Larroque denunció el ensañamiento policial tras haber sido rociado en la cara con gas pimienta en medio de la represión que tuvo lugar este miércoles frente al Congreso durante el tratamiento del Presupuesto 2019, y afirmó que, en su caso, fue con más agresividad porque lo “reconocieron”.

“Fue muy notorio que la Policía Metropolitana fue más agresiva que la Federal, incluso cuando nos identificamos como diputados. Quizás en mi caso me conocen, e inclusive creo que por eso fueron más agresivos hacia mi persona. Evidentemente tenían órdenes muy claras, porque se manejaban con absoluta impunidad”, manifestó el legislador en diálogo con Crónica Anunciada, por El Destape Radio.

Según relató Larroque, las fuerzas de seguridad estaban “desatadas” y habían “tomado el control” de la zona con “carros hidrantes que pasaban a toda velocidad y motos”. Fue en ese contexto que él, junto a un grupo de diputados, salió a intentar frenar la represión, pero se encontró con una respuesta aún más violenta.

“Nos insultaban directamente. Había una sensación de bajada de línea que deben haber recibido, poniendo como enemigos a los manifestantes pero también a los diputados de la oposición. El que me tira el gas se asomaba y se escondía detrás de un grupo de policías que estaban con escudo y se reía, lo disfrutaba”, contó.

Embed

Luego de esta situación, el único integrante del oficialismo que se acercó a hablar con él fue el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, quien le preguntó “cómo estaba”. Sin embargo, el diputado afirmó que no hubo avances con la identificación del policía que lo gaseó.

Por otra parte, Larroque cuestionó que “la postura del Gobierno en cuanto a lo democrático es muy contradictoria”, ya que, por un lado, se acusó de “desestabilizadores” a quienes salieron a intentar frenar la represión, y, por el otro, se “clausuró” el debate de los puntos del proyecto en particular.

“Es una situación muy grave desde el Gobierno. Acudir al Fondo Monetario Internacional como lo ha hecho el Poder Ejecutivo es un manotazo de ahogado, y las condiciones que impone están absolutamente reñidas con la democracia y con la política en general”, sentenció el legislador.

Consultado sobre si cree que hubo un accionar de servicios dentro de la marcha, consideró que “el mayor infiltrado que tenemos en la Argentina es el FMI”, y que pudo haber “algún grado de connivencia entre las fuerzas de seguridad y algún pequeñito grupo que desata una chispa que es la que justifica la represión a mansalva de miles de manifestantes”.

LEÉ MÁS: LOS PUNTOS MÁS POLÉMICOS DEL PRESUPUESTO 2019