comScore

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires confeccionó, a través del Ministerio de Educación, un protocolo para desarticular la toma de las escuelas que el año pasado llegó a 29 colegios en rechazo a las “prácticas educativas”. Mediante una resolución, el protocolo comenzará a aplicarse este año y tiene como finalidad regular el accionar de los rectores y delegar la responsabilidad del cuidado de los estudiantes a los padres.

Fuentes del Ministerio señalaron a El Destape que la resolución interna ya fue enviada a todos los establecimientos educativos y explicaron que “son pautas de convivencia escolar propias de una sociedad democrática porque hay que entender cuándo empieza el derecho de uno y termina el derecho de otro”.

LEÉ MÁS: Intiman a la Ciudad por la reforma educativa con pasantías gratuitas

Advirtieron que “muchas veces las tomas de las escuelas son votadas por una minoría de alumnos, ha habido casos de una escuela de 600 alumnos que votaron 15 nada más, entonces, empieza a vulnerarse el derecho de acceso a la educación libre y gratuita”.

“Cuando hablamos de menores de edad que toman una escuela, el adulto que sería el director pierde el gobierno de la escuela, inmediatamente el cuidado vuelve a manos de los padres por eso cada padre tendrá que ser avisado y tiene que ir a buscar al alumno”, detallaron.

Según el protocolo, ante una toma las autoridades del establecimiento deberán dar intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al SAME. Luego, tendrán que labrar actas con registro fotográfico del estado del patrimonio del establecimiento, al inicio y finalización de la toma, que deberán ser elevadas jerárquicamente a la máxima autoridad del Ministerio de Educación.

Además, deberán citar de manera inmediata a los padres o a quienes ejerzan la responsabilidad parental para que retiren a los alumnos. En caso de que los padres se nieguen o apoyen la medida de fuerza, “ellos serán responsables de los daños o circunstancias ocurridas durante el tiempo que dure la toma”.

Pasos a seguir del protocolo

  1. Dar intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes¡

  2. Llamar a SAME

  3. Citar de manera inmediata a quienes ejerzan la responsabilidad parental para que retiren a sus hijos del establecimiento habida cuenta de la imposibilidad de prestar el servicio educativo.

  4. Labrar un acta dejando constancia de la imposibilidad de llevar adelante la conducción pedagógica y gestión técnico-administrativa con motivo de la toma del establecimiento, la que deberá ser elevada jerárquicamente a la máxima
    autoridad de la cartera, consignando en la misma los siguientes puntos:

    - Relato de los hechos y circunstancias por los que se efectivizó la toma del establecimiento educativo.

    - El estado detallado del patrimonio escolar, el que además deberá ser documentado fotográficamente al momento en que se inicia la toma del establecimiento. Para el caso de ser posible, las fotografías deben ser certificadas por escribano público o con la presencia de dos testigos debidamente individualizados.

    - Solicitud de intervención al Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y al SAME.

    - Los alumnos deberán retirarse del establecimiento conjuntamente con el adulto responsable o quienes ejerzan la responsabilidad parental. A ese fin deberá suscribir al momento del retiro del alumno un acta de retiro en la cual se le hará saber que mientras dure la situación y en el caso de ingreso/egreso del alumno al establecimiento educativo la responsabilidad sobre el mismo recaerá exclusivamente sobre el adulto que ejerza la responsabilidad parental.

    - Enunciar los datos de los padres o de quienes ejerzan la responsabilidad parental que no hayan retirado a los jóvenes a su cargo del establecimiento educativo, dejando constancia de los motivos y de haberles hecho saber que la responsabilidad sobre el alumno recaerá exclusivamente sobre el adulto que ejerza la responsabilidad parental, mientras dure la situación y en el caso de ingreso/egreso del alumno al establecimiento educativo.

  5. Los Directores deberán permanecer en el establecimiento educativo hasta la terminación de todas las acciones establecidas en el presente.

  6. Desde el Ministerio de Educación se deberá a elevar el expediente administrativo para intervención de las áreas de la Procuración General.

  7. Finalizada la toma del establecimiento escolar los Directores deberán labrar un acta, la que será elevada jerárquicamente a la máxima autoridad de la cartera, consignando el estado detallado del patrimonio escolar al momento de cesar la toma del establecimiento educativo, el que además deberá ser documentado fotográficamente. Para el caso de ser posible, las fotografías deben ser certificadas por escribano público o con la presencia de dos testigos debidamente individualizados.

    - Identificar los daños en el patrimonio que podrían haberse ocasionado por la toma del establecimiento, el que además deberá ser documentado fotográficamente. Para el caso de ser posible, las fotografías deben ser certificadas por escribano público o con la presencia de dos testigos debidamente individualizados.

  8. Asimismo, desde el Ministerio de Educación, se elevará el referido expediente administrativo para intervención de las áreas de la Procuración General.