Luego de que la cofundadora de Cambiemos, Elisa Carrió, lanzara la contundente advertencia de que de Casa Rosa la sacaban “muerta” como así también a Mauricio Macri; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le quiso bajar el tono y la relevancia de los dichos.

"Carrió muchas veces tiene esa verborragia grandilocuente, pero tampoco hay que tomarla literal", subrayó el dirigente del PRO en TN en referencia a las denuncias de la diputada nacional de que “hay grupos que buscan desestabilizar al Gobierno”.

En otro sentido, el jefe de Gobierno porteño elogió la actitud de los gobernadores alineados en el PJ "dialoguista" y del líder del Frente Renovador, Sergio Massa, en medio de la negociación por el Presupuesto 2019.

"Todas las declaraciones fueron muy responsables", destacó Larreta y sostuvo: "Lo escuché a Manzur; la mayoría de los gobernadores, de los que tienen responsabilidades de poder, tuvieron declaraciones muy responsables".

Asimismo, expresó el apoyo a las decisiones que tomó el presidente Mauricio Macri en materia económica al asegurar que las palabras del mandatario fueron "muy claras" sobre la situación que atraviesa el país: "No puede sostenerse un déficit toda la vida, es el corazón del problema de la Argentina en los últimos 70 años".

Larreta, además, confirmó que todas las obras públicas que se encuentran en marcha en la Ciudad van a ser finalizadas y prometió: “No voy a dejar obras a mitad de hacer. Y tampoco a dejar obreros en la calle".

"Estamos en una situación complicada y esperamos superarla lo más rápido posible", manifestó el jefe de Gobierno porteño, quien aprovechó para culpar a la “causa de los cuadernos de Centeno” como un factor que afecta a la economía argentina.