La renuncia de Sandra Arroyo Salgado sorprendió a todos en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman. El único procesado por la causa, Diego Lagomarsino, opinó sobre las amenazas que alegó la fiscal en el escrito presentado ante la Justicia.

“Es gravísimo. Siendo querellante en una causa tan grave y siendo juez federal. Hay cosas que quedan muy en el aire. Me amenazaron y por eso me voy. No, te amenazan y más que nunca tenes que estar. No podes abrirte de gambas siendo funcionario público”, arremetió Lagomarsino, en diálogo con El Destape.

Y añadió que “a los cobardes que amenazan hay que denunciarlos. No se puede dejar que una persona te amenace porque sí”.

“Si es por amenazas, como funcionario público, debe denunciarlas. Si hay amenazas sería lo más lógico hacer la denuncia. No puede no hacerla. Es lo que haría si me pasara”, explicó.

En cuanto al seguimiento de la causa estimó que no cree "que cambie nada en la causa. El que esté como querella no va a cambiar la situación de la causa", debido a que debe primar "la búsqueda de la verdad de la situación”.

Ante la consulta de si la fiscal trabajó en la causa a favor de la "búsqueda de la verdad", el único imputado contestó: “Prefiero no opinar de cosas que no se”.

En esta nota