El ministro de Justicia, Germán Garavano, le restó relevancia a los dos episodios que tuvieron lugar este miércoles y que involucró el uso de explosivos: uno en la casa del juez federal Claudio Bonadio y otro en el Cementerio de la Recoleta.

En diálogo con el portal oficialista LN+, el funcionario aclaró que los dos hechos “no representan una amenaza” pero subrayó que “sí un motivo de preocupación” ya que consideró que “Argentina está en un momento de mucha tensión”

“Nuestras fuerzas son confiables, están trabajando de modo adecuado”, afirmó Garavano y descartó que se puedan vincular a la seguridad del G20 que se realizará a fin de este mes.