El Gobierno descargó su furia luego de la masiva movilización que el gremialismo opositor realizó a Luján y fue recibido por el obispo de aquella ciudad. Pero a al tándem entre los sindicatos, movimientos sociales y la Iglesia se le suma otro actor, cada vez más preocupado por las políticas de ajuste del Gobierno: los empresarios industriales, nucleados en la UIA.

Según reveló el periodista Alejandro Bercovich en BAE, el presidente de la entidad, Miguel Acevedo, participó de un diálogo multisectorial el pasado lunes, en la localidad de Lanús. Allí, se escucharon fuertes críticas al Gobierno. Se trató de un encuentro de afectados por las políticas que golpean el poder adquisitivo de los trabajadores, formales e informales, y que ataca a la producción con la caída de la demanda y las altas tasas de interés, que superan el 70 por ciento anual.

Embed

Del lado de la UIA participó, además de Acevedo, el vicepresidente Guillermo Moretti. De parte de los movimientos sociales estuvo Esteban "Gringo" Castro, de la CTEP, y del gremialismo acudieron el canillita Omar Plaini y el aeronáutico Pablo Biró. Todos referentes de los espacios más opositores al Gobierno nacional.

En la reunión, que duró unas cuatro horas, se comprometieron a sumar más voces a este espacio. Hasta se habló de tender puentes con Coninagro y Federación Agraria, dos entidades que forman parte de la Mesa de Enlace y que representan a las cooperativas y pequeños productores agropecuarios.