Las series de Netflix tienen un gran alcance por difusión y la posterior viralización tras un éxito entre los usuarios. Entre las últimas producciones que alcanzaron la fama se encuentran "Root Cause", que a pesar de su inmediata popularidad se ganó el repudio de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

"Root Cause" es un documental que narra la historia de un hombre que busca durante diez años la causa de sus enfermedades crónicas y, luego, expone los supuestos riesgos de un tratamiento de conducto. En definitiva, termina por vincular a los tratamientos de conducto con la posibilidad de padecer cáncer.

Frente a la desinformación que generó la serie, el decano de la Facultad de Odontología de la UBA y titular de la cátedra de Endodoncia, Pablo A. Rodríguez, precisó en diálogo con Perfil: "Uno hace un tratamiento para curarse de una patología en la boca y generalmente no trae otra complicación después, ni problemas de presión, cáncer o complicaciones en el corazón”.

“El video está muy bien hecho, tiene muchas cosas que son verdad pero también muchas que son falacias”. En ese sentido, el profesional remarcó que el documental de Netflix acierta en que la prevención es muy importante para la salud bucal.

En "Root Cause" se remarcó que el 98 por ciento de las personas que padecen cáncer tienen un tratamiento de conducto hecho y, por eso, habría un vínculo entre ambos, algo que el decano de la Facultad de Odontología de la UBA niega categóricamente.

“La caries es la enfermedad más común y un tratamiento de conducto se hace mayormente por una caries avanzada, entonces es muy factible que muchas personas que tienen cáncer tengan un conducto en su boca, pero eso no quiere decir que uno sea causa de la otra", dijo y agregó: "Es como decir que cortarse el pelo o las uñas causa cáncer porque son dos cosas constantes”.

Desde la Sociedad de Endodoncia de Latinoamérica coincidieron: “Este documental está informando sin evidencia científica creando temor y confusión en la población". Por eso, transmitieron su "tranquilidad a las personas que se hayan realizado tratamientos de conductos, a quienes se los tengan que realizar, como así también a toda la comunidad odontológica y general”.

LEER MÁS: Netflix se burló del Gobierno por el papelón de la antorcha olímpica

En esta nota