En el marco del debate por la intención de Sergio Casasde ir por la reelección en la provincia de La Rioja, la Corte Suprema de Justicia habilitó la consulta popular impulsada por el máximo mandatario provincial. Sin embargo, el plebiscito no es sinónimo de victoria.

Una parte del fallo establece que "el procedimiento de consulta popular que se intenta interrumpir no causa estado por sí mismo, ni tampoco conlleva una vulneración actual de derechos subjetivos que autorice a sostener que se presenta una controversia concreta en los términos tradicionalmente entendidos por la jurisprudencia de este Tribunal".

Y continúa: "La eventual afectación constitucional recién se configuraría en caso de que el pueblo riojano se expidiera en la consulta popular convocada para el próximo el 27 de enero y, con su resultado, fuera convalidada la enmienda constitucional".

A partir del texto se infiere que el gobierno debe lograr el 35 por ciento de adhesión para convalidar la enmienda. Por su parte, la procuradora Laura Monti había señalado que "el proceso resulta ajeno al conocimiento del Tribunal", en alusión a la Corte.

El jueves pasado la oposición unida llevó adelante una conferencia de prensa en donde cuestionó la consulta popular y denunció la posibilidad de que se lleve a cabo fraude. Las principales críticas tienen que ver con la falta de antelación para aplicar este método, así como la poca transparencia sobre las autoridades a intervenir.