La investigación sobre la muerte de la periodista y legisladora, Débora Pérez Volpin, sigue su curso en una causa caratulada como “homicidio culposo”. La Justicia apunta directamente sobre los médicos del Sanatorio de la Trinidad en donde fue atendida y falleció después de realizarse una endoscopía.

El periodista y compañero de Pérez Volpin, Nélson Castro reveló la información que brindaron los médicos que la atendieron y apuntó a una posible hipótesis sobre su muerte: una perforación del esófago que habría producido una complicación mediastínica.

Débora ingresó en la tarde del lunes por una molestia abdominal. Según me confirmó un médico, ella tenía agendada una endoscopía para el día de hoy (por miércoles) en Gedyt (un reconocido centro de gastroenterología). Ella ya tenía antecedentes, se había realizado otras endoscopías”, detalló Castro en una nota en el programa El diario de Mariana.

Embed

La periodista decidió acelerar el estudio porque el malestar se tornó demasiado fuerte: “Algo sucedió, seguro las molestias se ahondaron e hizo esta consulta. En principio, fue una endoscopía programada. Es un procedimiento muy seguro, con un nivel de riesgo bajísimo. El nivel de riesgo no supera el 0.3 por ciento, con lo cual, el riesgo es prácticamente nulo para una persona sana como Débora”.

Asimismo, Castro aclaró que la legisladora no tenía antecedentes cardíacos y desnudó detalles de lo que sucedió durante el estudio: “Se hizo en los tiempos que dura una endoscopía, entre los ocho y diez minutos. Fue en el final cuando apareció esta complicación, que no fue un infarto masivo. Porque, además, lo habría mencionado ese mal comunicado que dio el sanatorio”.

LEÉ MÁS: El testimonio del abogado del médico que anestesió a Débora Pérez Volpín

La hipótesis que manejan es la de una perforación del esófago. “De haber sucedido, hubiera generado una complicación mediastínica. El mediastino es un espacio virtual que está en el torax que, cuando se ve afectado por esto, puede poner en riesgo la vida, dando origen a unamediastinitis que puede llevar a un paro cardiorespiratorio. Es inusual, pero puede pasar”.

No obstante, Castro apuntó a otra posible hipótesis y es que “pudo haber habido en el final del procedimiento un paro cardiorespiratorio muy sorpresivo, se la haya querido intubar y se haya desgarrado la tráquea. Esto también origina una complicación en todo el torax” y sostuvo que “una mediastinitis puede originar un neumotórax importante, que puede ahondar el paro cardiorespiratorio y darle un carácter terminal”.