Luego de la masiva movilización convocada por el líder de Camioneros Hugo Moyano, diferentes integrantes del gobierno de Mauricio Macri salieron a minimizar el impacto de la marcha y chicanearon a la convocatoria, que llenó a la Avenida 9 de Julio.

El jefe de gabinete Marcos Peña desestimó que el Gobierno vaya a convocar a Moyano. En diálogo con radio la Red, afirmó que para hablar de cuestiones judiciales no debe juntarse con el Poder Ejecutivo. Por otra parte indicó que "la única que faltó en el palco es Cristina Kirchner" y señaló que "lidera intelectualmente" a los sectores que se movilizaron. Además señaló que la movilización se centró en el reclamo judicial.

Suscribite a El Destape: sumate a nuestra comunidad

Por su parte, el ministro de Interior Rogelio Frigerio indicó que "fue un día perdido para los trabajadores, al tiempo que negó que el gobierno "persiga" a Hugo Moyano. "El que tenga todo en regla debe estar tranquilo porque en esta Argentina no hay preocupación", manifestó Frigerio en diálogo con América Noticias. Asimismo, hizo en hincapié en que el Gobierno no persigue a Moyano.

El ministro de Trabajo Jorge Triaca fue otro que apuntó contra la movilización de ayer, puesto que sostuvo que en la plaza no se escuchó "ninguna propuesta para el país" y remarcó que vio "argentinos defendiendo privilegios". "No queremos condicionamientos", lanzó en diálogo con el canal de noticias TN.

Por último, el presidente provisional del Senado Federico Pinedo fue uno de los más duros con el líder sindical."Cuando hay una investigación judicial no es un tema de huevos, es un tema de si uno cumple la ley o no", lanzó, en alusión a los dichos de Hugo Moyano. "Esta no es una manifestación contra un gobierno sino contra los jueces. Es fuera de lugar, absurda", afirmó en diálogo con radio Nacional.