Mientras que la inflación no para de crecer, el presidente, Mauricio Macri, planteó una insólita solución para que la gente pueda afrontar una situación económica que se hace cada vez más insostenible. En este marco, sostuvo que hay que “caminar y mirar” para poder elegir mejores precios, y reconoció que la inflación ya llegó al 30%.

"La gente tiene que caminar, mirar. Yo le pido a los cordobeses que se cuiden, que miren, que comparen precios hasta que esto se terminen de equilibrar. Y que estén atentos a los vivos que se quieren abusar", sugirió el Presidente en diálogo con la radio de Córdoba Cadena3.

Sobre esto, defendió que, en el comienzo de su gestión, pretendió controlar los precios a partir de una reducción del gasto público "en forma lenta", para después darse cuenta de que "eso no anda". Según justificó, el Gobierno no pudo cumplir con las cifras proyectadas del 15% de inflación para este año porque tuvo que aumentar las tarifas "un 1000 por ciento" por un supuesto atraso de la gestión anterior.

"Ahora estamos mucho más cerca y tenemos mucho más claro cuáles son los problemas con el gasto público", sostuvo, en referencia a los índices inflacionarios que espera para más adelante.

En este sentido, explicó que la solución que busca ante esto es "bajar más rápido el déficit fiscal para que podamos ganarle a la inflación" y, además, consideró que Argentina se "salvó" entrar en un proceso inflacionario descontrolado, como en Venezuela.

LEÉ MÁS: LOS METRODELEGADOS HABLARON DE SU VISITA AL PAPA EN EL VATICANO